El viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilson Santamaría, informó el jueves que la población de Ivirgarzama, en el trópico de Cochabamba, rompió la cuarentena por móviles políticos, con demandas injustificadas poniendo en  riesgo la seguridad de población.

«Hay una mezcla de peticiones que en muchos casos son incomprensibles (…) Está claro que tienen otro tipo de móviles que no tiene justificativo alguno, nosotros a través de las instancias respectivas hemos dispuesto garantizar la provisión de suministros, como en cualquier localidad del país,  para el desarrollo de la cadena productiva»  afirmó la autoridad de Estado en rueda de prensa.

Señaló que en la intención de impedir el acceso de vehículos de alto tonelaje que permitan garantizar el sistema de comunicaciones, el suministro de alimentos y las comunicaciones vías de acceso cercanas a las trancas fueron incendiadas.

«Cómo pueden realizar bloqueos para impedir el acceso de los servicios que ellos están exigiendo, cómo puede llegar el combustible si tienen bloqueada la carretera, reclaman cosas fuera de contexto (…) se han emitido criterios vinculados a elecciones cuando es un tema que ya se ha tratado en el Legislativo. El Gobierno exige mayor responsabilidad», puntualizó el viceministro de Seguridad Ciudadana.

Advirtió que de continuar con esa actitud, en las siguientes horas se tendrá problemas con el suministro de circulante en esa región debido a la falta de seguridad para el ingreso de remesas, por lo que exhortó a la población de esa región a deponer actitudes «irracionales e irresponsables» de grupos radicales equivocados.

«El ingreso de combustible y la banca están funcionando pero será hasta el límite del aprovisionamiento de los recursos que ellos tienen, el tema de seguridad es fundamental y no se puede exponer a nadie bajo ninguna condición», puntualizó.

Las horas precedentes, Ivirgarzama volvió a ser escenario de violencia y bloqueos en la carretera, violando la cuarentena por la pandemia y poniendo en riesgo la salud pública, aseveró la autoridad gubernamental.

En ese contexto, confirmó que  su presencia junto a la del viceministro de Régimen Interior, Javier Issa en Cochabamba, tiene el objetivo  de garantizar la provisión alimentaria, de combustible y operaciones bancarias, como el pago de bonos.

Santamaría afirmó también que el narcotráfico no se detiene y fue claro al sostener que las tareas de interdicción al continuarán con mayor rigurosidad.

«En los últimos días, las fuerzas antidroga han interceptado y secuestrado combustible dirigido a la producción de cocaína en el Trópico y otras zonas», agregó.

ABI

Facebook Comments