El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, afirmó el jueves que el fiscal general del Estado, Juan Lanchipa, «desapareció» desde de que fue amenazado por el Movimiento Al Socialismo (MAS) y lamentó que asuma esa actitud en plena emergencia sanitaria en la que también se continúan registrando una serie de delitos.

«Desde que lo amenazaron los del MAS se ocultó, si no tiene valor para seguir en su puesto y para hacer su trabajo, solamente tiene un camino, renuncie y váyase a su casa, aquí estamos los bolivianos para defender al pueblo boliviano, no para meternos debajo de un escritorio cuando alguien nos amenaza en este momento tan difícil de la historia del país», manifestó Murillo.

Agregó que está «desaparecido desde hace bastante tiempo» y no contesta ni las llamadas telefónicas de las autoridades, cuando debería estar al frente de las investigaciones como primera autoridad del Ministerio Público.

Creemos que debe «dar la cara y decirle al pueblo de Bolivia qué está haciendo en este momento tan delicado y tan difícil para la salud de millones de bolivianos, si está enfermo que muestre tu certificado médico, sino está, entonces, por qué se está ocultando, por qué no quiere ni siquiera contestar las llamadas, me preocupa mucho esa actitud», insistió Murillo.

Lanchipa fue elegido como Fiscal General por la Asamblea Legislativa, constituida por la mayoría de los legisladores del MAS y quienes en pasados meses empezaron a cuestionar su trabajo después de que se iniciaron procesos investigativos en contra del expresidente Evo Morales por sedición y terrorismo.

Incluso el Fiscal General fue amenazado con un juicio de responsabilidades, calificado como un «malagradecido» y hasta declarado como «persona no grata».

ABI

Facebook Comments