Que murió. Que no. Que se encuentra en estado vegetativo. Internado. Que no pasa nada. Hoy la salud del líder de Corea del Norte es tema mundial y las noticias son pocas. Hay versiones. Muchas. Desde una de las primeras, las de la cadena CNN , que días atrás publicó reportes sobre una posible hospitalización a la de ciertos medios que se animan incluso a escribir que podría haber fallecido.

Lo cierto es que Kim no estuvo en el aniversario de la muerte de su abuelo, fundador del régimen, y que desde hace dos semanas los medios estatales no informan sobre sus actividades. Y eso es lo que desató la confusión . Así, por días, son varias las informaciones que comenzaron a circular.

¿La última? Que un tren que probablemente pertenece al líder norcoreano lleva estacionado en su complejo en la costa este del país desde la semana pasada, según mostraron imágenes por satélite.

Las imágenes por satélite publicadas por 38 North, un sitio web especializado en estudios sobre Corea del Norte, no dan información sobre los posibles problemas de salud de Kim y coinciden con la data del gobierno surcoreano sobre que Kim se está alojando fuera de la capital, Pyongyang. El tren lleva en la estación Líderes, que da servicio a su complejo en Wonsan, al menos desde el 21 de abril. De aproximadamente 250 metros de largo, no estaba allí el 15 de abril, pero sí el 21 y el 23 de abril. «La presencia del tren no demuestra el paradero del líder norcoreano ni indica nada sobre su salud, pero sí respalda los reportes de que Kim se está alojando en una zona exclusiva en la costa este del país», indicó la web.

Días atrás Seúl indicó que no hay indicios de actividad inusual que apunten a problemas de salud de Kim. Pero nada más. Por eso los rumores sin confirmar y los reportes en diarios del mundo sobre la salud del líder continúan, desde que se perdió la conmemoración el 15 de abril en el 108 cumpleaños de su abuelo, Kim Il-Sung. De 36 años, es la tercera generación de su familia que gobierna y no había faltado al acto del 14 de abril, uno de los más importantes en el país, desde que asumió tras la muerte de su padre, Kim Jong-Il, a finales de 2011.

¿QUÉ OTRAS VERSIONES HUBO?

Ayer fue un día movido. El diario digital estadounidense TMZ , especializado en noticias sobre celebridades, divulgó que Kim estaba muerto pero aclaró que no había podido confirmar la versión. El norcoreano también fue dado por fallecido por Qin Feng, subdirectora de la televisora HKSTV , de Hong Kong, en su cuenta en Weibo, una red social china similar a Twitter en la que tiene unos 15 millones de seguidores.

Por su parte el semanario japonés Shukan Gendai afirmó que el líder estaba en estado vegetativo tras haber sido sometido a una cirugía semanas atrás. El lunes pasado, el diario surcoreano Daily NK publicó que Kim estaba grave tras una intervención quirúrgica cardíaca, al parecer como consecuencia del «tabaquismo, la obesidad y el sobreesfuerzo».

Fue entonces que la CNN dijo que el gobierno de Estados Unidos trataba de confirmar informaciones de que Kim estaba en «grave peligro después de una cirugía». Sin embargo la versión fue desestimada horas después por el vocero presidencial de Corea del Sur, Kang Min-seok, quien indicó que Seúl no había detectado «actividad inusual» en su vecino del norte.

Asimismo ayer numerosos medios indicaron que la comisión de médicos y representantes de China había partido a territorio norcoreano aunque nadie pudo afirmar por qué motivo.

Corea del Norte ejerce un estricto control sobre la información acerca de sus líderes, lo que hace casi imposible que los extranjeros determinen qué ocurre en la cúpula del poder. Incluso la principal agencia de inteligencia de Corea del Sur tiene un historial dispar confirmando noticias en Corea del Norte. Por ejemplo, cuando falleció Kim Jong Il en diciembre de 2011, pocos extranjeros lo supieron antes de que fuera reportado por medios estatales norcoreanos dos días después.

LA NACIÓN

Facebook Comments