En diálogo realizado este miércoles, entre autoridades de Cochabamba, se firmó un acuerdo para que la Policía vuelva a brindar servicios en la región del Trópico, de manera coordinada con “instancias jerárquicas” y organizaciones sociales, además de un trato cordial mutuo con los ciudadanos.

En la reunión participaron representantes de la Policía, de la Iglesia, dirigentes del Trópico, el representante de la Defensoría del Pueblo y la gobernadora Esther Soria.

“La Policía Boliviana desarrollara sus Servicios Integrales Policiales en el Trópico de Cochabamba de forma inmediata, estas acciones serán realizadas en coordinación con las instancias jerárquicas correspondientes, así como también en coordinación con las organizaciones sociales”, dice el acuerdo.

El texto también implica que las relaciones entre la Policía y los ciudadanos del Trópico deben ser de la manera más cordial y coordinada posible, en el marco del “buen trato y respeto”.

El diálogo se realizó debido a los impasses suscitados, después de que habitantes de Shinahota expulsaron por la fuerza a policías. Luego de aquello, autoridades determinaron suspender el servicio bancario en el Trópico por falta de seguridad, pero también se cortaron las estaciones de servicio, aunque la ANH arguementó que fue por problemas con el sistema B-Sisa.

En otro punto del acuerdo, se determinó que los servicios bancarios y de surtidores deberán restituirse inmediatamente en el Trópico, previa las gestiones conjuntas ante las instancias correspondientes en cumplimiento a normativa vigente.

También pactaron que se buscarán “soluciones definitivas” para las recientes detenciones y denuncias en contra de algunos dirigentes.

Entre los firmantes, además de la Gobernadora, figuran Andrónico Rodríguez, Asterio Romero y el comandante de la Policía departamental, Franz Sellis.

 

ERBOL

Facebook Comments