“Hemos brindado, después de la parrillada, con una tutuma de chicha”. Ese es el argumento que expuso la alcaldesa de Vinto, Patricia Arce, para intentar desvirtuar la acusación en su contra de que había realizado una fiesta en su casa con consumo de bebidas alcohólicas, vulnerando la cuarentena.

Arce, que también es candidata a senadora del MAS, fue aprehendida la noche del martes en su domicilio. La Policía sostuvo que en la vivienda había música fuerte y consumo de bebidas, por lo cual se acusó a la autoridad edil de atentado contra la salud.

En total se aprehendió a ocho personas. Arce detalló que cinco son sus hijos, uno es su chofer y otro es un amigo de la familia.

La Alcaldesa negó que se haya tratado de una “fiesta” de cumpleaños, sino aseveró que era una parrillada y que ni siquiera se alcanzó a cortar la torta.

Si bien reconoció que había tomado una tutuma de chicha, señaló que para ella eso no es beber.

“Si beber es tomar un vaso de chicha, una tutuma de chicha después de la comida, si eso es beber, sí lo hecho. O sea, he tomado un vaso de chicha, pero eso para mí no es beber”, sostuvo.

Aseveró que en la prueba de alcoholemia que le hicieron salió el resultado negativo, sin embargo, se le tomó una muestra para ser enviada al Instituto de Investigaciones Forenses, con el objetivo de determinar que tenía algún grado alcohólico.

Arce sostuvo que no cometió ningún delito y se la detuvo por motivos políticos. Dijo que en el país se vive una dictadura.

Denunció que sus hijos fueron sacados de su casa en el operativo y que, entre ellos, uno menor de edad fue llevado a un centro de acogida.

Calificó el operativo fue un “atropello” que no se puede permitir por ser una “autoridad mujer”. “Las mujeres deberíamos apoyarnos entre nosotras”, agregó.

La alcaldesa Arce prestó su declaración y se espera que se realice su audiencia de medidas cautelares.

ERBOL

Facebook Comments