Tras la histórica caída de los precios del petróleo, que este lunes llegaron a cotizarse en -37,63 dólares por barril de crudo WTI, el ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora, afirmó que el Gobierno trabaja en mitigar los efectos negativos de la situación actual en el sector hidrocarburífero.

“Debemos ser cautos y pacientes. El sector viene analizando la evolución del mercado del barril de petróleo (…) Los mercados están reaccionando a los efectos económicos provenientes del cierre de las economías ocasionado por el Covid-19 y estamos trabajando para mitigar los efectos negativos en el sector hidrocarburífero», aseveró Zamora, según el reporte del Ministerio de Hidrocarburos.

Asimismo, la autoridad del sector hidrocarburífero señaló sentirse “sorprendido” por la caída de los precios, pero reiteró que se debe ser “cauto” en el análisis de la situación.

Sobre el mismo tema, el ministro de Economía, José Luis Parada, anunció que el Gobierno de Bolivia trabajará en analizar los mecanismos, como normas y créditos, que ayudarán a cubrir lo que denominó como “desfases” y equilibrar el presupuesto.

Señaló que cuando el barril cayó de 51 dólares a 20 ya se estaba haciendo una proyección sobre la pérdida y que también se está revisando la proyección de los ingresos.

“Justamente vamos a trabajar en todo lo que es cubrir estos desfases que se vayan a presentar, mediante normas, créditos, y también ver algunas medidas que permitan al mediano plazo equilibrar el tema del presupuesto”, dijo Parada.

Finalmente, el presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Herland Soliz, pidió tranquilidad ante ese escenario y aseguró que Bolivia se basa en el precio del WTI de contrato de planta, valuado en 22 dólares por barril.

«Estamos viviendo una situación histórica con el precio internacional del petróleo, pero es bueno conocer que los bolivianos nos basamos en el precio del WTI de contrato de planta, no el WTI de plataforma marítima. Nuestro precio está en 22 $/BBL», publicó en su cuenta en Twitter.

Los precios a futuro del petróleo estadounidense de referencia West Texas Intermediate (WTI) se desplomaron este lunes a niveles históricos, llegando incluso a cotizarse en negativo. El barril de crudo WTI, que se intercambiaba a 60 dólares por unidad a inicios de año, terminó la jornada en -37,63 dólares. Un desplome nunca antes visto.

La caída de los precios internacionales se explica principalmente por la menor demanda de crudo y el alto nivel de los inventarios, debido a los efectos del coronavirus que se ha traducido en cuarentenas y medidas restrictivas de movilización en buena parte del planeta.

Asimismo, la caída fue impulsada por una cuestión técnica en el mercado de petróleo, que se comercia con su precio futuro y los contratos para mayo van a expirar este martes.

OXÍGENO DIGITAL

Facebook Comments