A la espera de que el sábado comiencen a viajar a su país una parte de los bolivianos albergados en la ciudad de Iquique, la cancillería de Chile busca impedir que continúen las aglomeraciones de los ciudadanos bolivianos en la frontera.

El jueves, el canciller de Chile, Teodoro Ribera, anunció que “estamos tomando medidas para que personas que están en las zonas central y sur del país, de nacionalidad boliviana, no puedan viajar al norte porque no tenemos capacidad para albergarlos, y tampoco queremos llevar al norte un riesgo de mayor contagio” por coronavirus.

Según información de Radio la Primerísima de Chile, actualmente más de 800 bolivianos se encuentran alojados en una instalación educacional en la ciudad de Iquique, capital de la región de Tarapacá, cumpliendo cuarentena para luego pasar a Bolivia, mientras otros permanecen en las afueras del consulado del país altiplánico en esa ciudad.

Entretanto que otros 300 bolivianos se encuentran en la ciudad de Antofagasta y un número indeterminado en la localidad de Tocopilla, a la espera de poder retornar al país.

Al respecto, Ribera señaló que esa situación ha rebasado la capacidad de las localidades fronterizas para albergar y ayudar a las personas que se han concentrado en esas regiones.

 

OXÍGENO DIGITAL

Facebook Comments