La Subcentral del Territorio Indígena Multiétnico (TIM 1), en el departamento de Beni, decidió prohibir e ingreso de madereros, pescadores y cazadores ajenos a las comunidades con el fin de evitar, pesca y tala ilegal de árboles que se viene realizando en el periodo de cuarentena y sin ningún tipo de control.

“Por haberse constatado actividades de caza y pesca indiscriminadas en nuestro territorio violentando la cuarentena establecida en relación a la expansión del coronavirus, al ingresar terceras personas ajenas a nuestro territorio y comunidades, para realizar el aprovechamiento ilegal de recursos naturales sin la autorización ni coordinación de nosotros como Sub Central”, detalla un comunicado que emana desde esta región y alerta de estas actividades irregulares en un momento de pandemia.

Al establecerse la extensión de la cuarentena en Bolivia hasta el 15 de abril, los pueblos indígenas decidieron atrincherarse y cumplirla estableciendo también los controles de ingresos y salidas de personas en sus territorios. A la par pidieron que las autoridades lleven adelante planes de información y coordinación sobre el Covid-19 en sus lenguas originarias para una mejor comprensión y sensibilización.

El TIM congrega a más de 25 comunidades de los pueblos indígenas Ingaciano, Trinitario, Movimas, Yuracaré y Chimán.

 

ANF

 

Facebook Comments