A través de un artículo de opinión, la canciller del Estado, Karen Logaric, anunció que el Gobierno conformará una comisión de expertos independientes “que en los próximos meses trabajarán elaborando un estudio y propuestas sobre la política boliviana en los temas que conciernen a nuestra relación con Chile, incluyendo el tema marítimo y el Silala”.

“Esta comisión será presidida por la Cancillería, y estará integrada por ciudadanas y ciudadanos que hayan trabajado en estos temas en los ámbitos académico, institucional y desde la sociedad civil”, señaló Longaric.

En ese sentido, la Canciller señaló que la comisión deberá trabajar bajo tres premisos fundamentales. Primero, que Bolivia no renunciará a alcanzar un acceso soberano al océano Pacífico, “desde la perspectiva del diálogo y del respeto entre Estados”.

En segundo lugar que el gobierno de Bolivia reafirma su férrea defensa de los recursos naturales,  en el marco del respeto al derecho internacional. Y tercero, que Bolivia debe desjudicializar y desideologizar sus relaciones bilaterales.

“Hoy debemos mejorar nuestra presencia en el escenario internacional para concretar nuestros más importantes propósitos, reflejados en la agenda de nuestra política exterior. Pero todo esto no se construye con discursos ni con insultos; no se construye con hostilidad ni reyertas, no se construye con divisionismo ni discriminación.  Esto se construye con trabajo, con sincero amor a Bolivia, con respeto y solidaridad entre todos, con sumisión a nuestras leyes  y la adecuada protección de nuestras instituciones”, añade la autoridad.

Asimismo, Longaric hace referencia a la fallida demanda marítima boliviana y señala que tras el fallo adverso de la Corte Internacional de Justicia de La Haya Bolivia está obligada a cambiar el enfoque sobre las relaciones con Chile.

“Ante el fracaso de la judicialización y mediatización del tema marítimo, Bolivia optará por el camino de la alta diplomacia y la negociación para resolver las diferencias. No improvisaremos como en el pasado reciente. Seremos proactivos,  no reactivos”, señala.

“El gobierno de la Presidenta Jeanine Áñez, de manera modesta y patriótica,  va a aportar sentando las bases de futuras acciones que nos permitan acercarnos de una manera fehaciente a la concreción de nuestro objetivo. Las relaciones con Chile, y con todos los países, deben ser política de Estado”, señala y concluye que Bolivia debe desideologizar su política exterior.

OXÍGENO DIGITAL

Facebook Comments