La presidenta de Bolivia, Jeanine Áñez, dictó desde hoy, lunes, horario continuo para los trabajadores del sector público y privado, además de prohibir reuniones de más de 100 personas, con el fin de prevenir y contener la propagación del coronavirus COVID-19, informó ABI.

La prohibición -según la Presidenta- involucra el cierre de bares, gimnasios, cines, discotecas, eventos deportivos masivos, parques de diversión y actividades nocturnas en salones de eventos.

«A partir de mañana lunes todo el sector público y privado trabajará en horario continuo», informó en un mensaje a la nación, en el que lamentó que años atrás no se haya priorizado el sector salud, pero que ahora se hará todo lo posible para fortalecer el área y proteger a las familias bolivianas de la epidemia.

De acuerdo a la Jefe de Estado, se decidió eliminar el arancel para la importación de medicamentos, detectores de fiebre o donaciones relacionadas a la lucha contra el COVID-19.

También dijo que desde el miércoles se prohíbe el ingreso a Bolivia de viajeros que procedan de Europa, de países del espacio schengen, Reino Unido, Irlanda e Irán.

No obstante, aclaró que esa prohibición no incluye a ciudadanos bolivianos que vuelven al país, los que deberán cumplir los protocolos que indica la Organización Mundial de la Salud (OMS) al arribar al país.

La mandataria anunció que en las próximas horas se convocará a todos los candidatos presidenciales para informarles cómo avanza la batalla contra el COVID-19 e invitarlos a que tomen parte de ella.

Mañana se reunirá el gabinete de manera extraordinaria para discutir la aplicación de las medidas y analizar la posibilidad de nuevas iniciativas, agregó.

Por otro lado, la Jefa de Estado pidió cinco cosas al país: a la población salir lo menos posible de sus casas, a las Fuerzas Armadas y a la Policía Nacional que estén en alerta para ayudar en la batalla contra el virus, a los medios de comunicación informar sobre cómo prevenir el contagio y no crear pánico, a los empresarios trabajar juntos en evitar un impacto económico en las familias bolivianas.

«Entre las medidas a tomar están la flexibilidad en los permisos laborales de los trabajadores, al mismo tiempo vamos a lanzar una serie de medidas para ayudar a los pequeños y medianos emprendedores que están sufriendo y que van a sufrir debido a esta crisis de salud», señaló.

Finalmente, pidió a todas las gobernaciones y alcaldías del país trabajar unidos y dentro de la ley y el orden en acciones para evitar la expansión de la epidemia.

«La salud no tiene colores políticos y exige la coordinación de todos los bolivianos y de todos los niveles de Gobierno, los bolivianos somos más fuertes ante las grandes adversidades, la lucha contra el coronavirus no será diferente. Unidos vamos a vencer esta pandemia, cuenta conmigo, Dios bendiga y cubra a todas las familias de los bolivianos», remarcó.

Las nuevas medidas se suman y endurecen el paquete de acciones que aprobó el Gobierno boliviano días atrás para prevenir la propagación de la enfermedad, como la suspensión de clases en todos los niveles, los vuelos desde y hacia Europa, y la concentración masiva de más de 1.000 personas.

Facebook Comments