El Gobierno español declaró este lunes personas no gratas a tres diplomáticos bolivianos acreditados en España para que salgan del país en un plazo de 72 horas, «en reciprocidad al gesto hostil» del Ejecutivo interino boliviano de expulsar a la delegación española que se vio envuelta en un incidente en la embajada de México en Bolivia.

De esta manera, España responde a la expulsión de los diplomáticos españoles Cristina Borreguero, Álvaro Fernández y a un grupo de policías, a los que Bolivia había dado este lunes 72 horas para abandonar el país tras el incidente ocurrido el pasado viernes en la embajada mexicana en La Paz, donde se encuentran refugiados varios altos cargos del anterior Gobierno de Evo Morales.

El Gobierno español ha explicado en un comunicado que, tras el gesto hostil de Bolivia, los diplomáticos bolivianos afincados en Madrid tienen un plazo de 72 horas para salir de España. Se trata del encargado de Negocios de la embajada boliviana en Madrid, Luis Quispe; el agregado militar Marcelo Vargas; y el agregado policial Orso Fernando Oblitas.

Facebook Comments