El excomandante de las Fuerzas Armadas (FFAA) Williams Kaliman  fue víctima de amenazas de gente a favor y en contra de Evo Morales para que apoye a uno u otro lado, informó su abogado, Julio Burgos. Ambos bandos  advertían al exjefe militar -según el jurista- con poner en riesgo su seguridad y la de su familia si no accedía a sus presiones.

“Ha sido un fuego cruzado dice él (Kaliman), porque lo han amenazado para que salga (a las calles a defender a la ciudadanía). Otros para que no salga, unos para que pida la renuncia (de Evo), otros por haber cedido. Nunca identificó que sean del Movimiento Al Socialismo (quienes lo llamaron), pero siempre lo presionaron para sostener al Gobierno primero; y después por haber sugerido la renuncia del entonces presidente”, dijo a Página Siete el jurista.

Según señaló el abogado, Kaliman empezó a recibir las amenazas cuando se iniciaron los conflictos, a mediados de octubre, antes de la renuncia del entonces presidente  Evo Morales. Acotó  que sufrió el acoso  todos los días.

“No me dijo nada específico, pero cuando él me  contaba lo que ha pasado, me dijo: ‘Yo, doctor, he recibido todo el tiempo amenazas de uno y otro lado (…) Imagínate como estaba yo, he recibido mensajes, he recibido consejos, sugerencias, amenazas”, relató sobre su representado.

Burgos sostuvo que, según le contó el excomandante, él  fue víctima también de insultos y presión para apoyar a Evo o estar en su contra y esto fue todo el tiempo. “Ha vivido con mucha presión, mucha amenaza, insultos y todo”, acotó.

El jurista no descarta que a futuro se inicie un proceso por estas agresiones. Sin embargo, manifestó que ahora están abocados en el caso que se sigue en contra del ex jefe militar por incumplimiento de deberes.

 “Vamos a soportar la denuncia que se nos ha hecho, han hablado también de que podrían hacer otra denuncia por un supuesto dinero (que Evo dio a Kaliman). Entonces vamos a estar esperando para defendernos con pruebas”, sostuvo Burgos.

Este lunes Kaliman se presentó a declarar a la Fiscalía, donde aceptaron que él se defienda en libertad.  Para el delito por  el que se investiga no correspondía aprehenderlo, argumentó la  fiscal Edna Montoya.

Facebook Comments