El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, reveló hoy en conferencia de prensa, que la seguridad en la residencia de México en la ciudad de La Paz se debe a que se recibió información sobre un intento de toma y quema del inmueble por parte de organizaciones sociales afines al Movimiento Al Socialismo (MAS), que tenían como objetivo sacar al exministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, a quien responsabilizan por la caída del MAS y su salida del poder.

El ministro de Gobierno, señaló que los mecanismos de control en la embajada mexicana son normales y aclaró que el refuerzo de presencia de uniformados policiales es en la residencia, en la que se encuentran nueve exautoridades del gobierno de Evo Morales, como lo anunció la propia embajada mexicana. De las personas que se encuentran asiladas en la embajada del país norteamericano, cuatro tienen mandamientos de aprehensión.

En relación a las declaraciones de autoridades mexicanas de denunciar a Bolivia ante instancias internacionales, Arturo Murillo calificó como las mismas como un “ataque” y sostuvo que Bolivia asistirá ante las instancias internacionales para que se devele quien viola los tratados internacionales.

“Nos amenazan con llevarnos a la Corte Internacional de Justicia, allá nos veremos, con mucho gusto y veremos quién ha violado los tratados, nosotros, protegiendo la embajada, o ellos, habiendo dado asilo a Evo Morales”, manifestó el ministro de Gobierno.

“Nos parece que los únicos que permiten que se violen los tratados son las autoridades de México, por haber asilado al señor Evo Morales, autor de terrorismo, por permitirle que haga declaraciones”, enfatizó Murillo a tiempo de negar de que se hubiese revisado un vehículo oficial de la Embajada tal y como lo denunció la administración mexicana.

La autoridad de Gobierno remarcó que el Gobierno de la presidenta Jeanine Añez seguirá con el resguardo a la sede diplomática mexicana porque es la obligación de país, a pesar que la embajada mexicana resguarda algunos delincuentes buscado por la justicia boliviana.

Horas antes la Canciller, Karen Longaric, informó que fue la propia embajada mexicana la que pidió al gobierno constitucional de Bolivia, refuerzo policial a las instalaciones diplomáticas de ese país en Bolivia, pedido que fue atendido inmediatamente.

Facebook Comments