El gobierno de Reino Unido ha estado trabajando en una propuesta de ley que concedería a Ofcom, la agencia gubernamental de telecomunicaciones, la posibilidad de multar a las grandes redes sociales. El objetivo de esta legislación es obligar a las redes sociales con sede en Reino Unido a responder ante el contenido dañino que se difunde en sus plataformas.

n concreto, el trabajo de Ofcom giraría en torno a monitorizar las redes sociales especialmente diseñadas para compartir vídeos y hacer directos, como YouTube, Instagram y Facebook. Su intención es vigilar el comportamiento de las redes sociales para asegurarse de que están manejando la eliminación de contenido dañino de forma eficaz.

Esta regulación está dirigida, principalmente, a proteger a los menores de edad en redes sociales. Esto se debe a que anteriormente estos se han visto expuestos de forma masiva a contenido dañino, como ocurrió en el caso del tiroteo en Christchurch o con los contenidos ofensivos difundidos en YouTube Kids.

Por ello, Reino Unido ha otorgado a Ofcom la potestad de penalizar a las grandes tecnológicas cuando estas no utilicen mecanismos de verificación de edad y control parental para asegurarse de que los menores no están expuestos a vídeos que «perjudiquen su desarrollo físico, mental o moral».

La propuesta de ley, que ya fue aprobada por el parlamento británico antes de las vacaciones de verano, otorgaría a Ofcom la potestad de emitir multas de hasta el 5% de las ganancias de una red social. Además, en caso de que las tecnológicas no decidan aplicar las medidas establecidas por el organismo, estas podrán ser bloqueadas en Reino Unido, impidiendo a los usuarios su acceso dentro del país.
La creación de esta ley y la toma de posesión de Ofcom como organismo regulador son solo un paso transitorio hasta que Reino Unido articule su propio regulador en materia online. Sin embargo, si el proyecto finalmente llega a convertirse en ley, el organismo pasará a tomar posesión de estos poderes a partir del 19 de septiembre de 2020. 
Por el momento, la nueva ley tomará en cuenta la Directiva Audiovisual de Servicios Mediáticos, establecidos por la Unión Europea. Sin embargo, en cuanto se llegue a un desenlace para el Brexit, es posible que Reino Unido decida reestructurar su aproximación a la regulación en materia de redes sociales.

Facebook Comments