Creamos un espacio que es nuestro paraíso, todos los objetos que están dispuestos ahí son parte de nuestra historia. Cada pequeño recuerdo está plasmado en fotos, adornos y objetos, que construyen estos espacios llamados hogar.

Del muro de Wara Vargas Lara

«CIERRO LOS OJOS Y VUELVO A MI HOGAR»

Magali Cavaripi Arias, es una mujer luchadora, tiene dos hijos de 13 y 10 años. Uno de ellos vio cuando se deslizaban las casas, comenta. «Me siento triste, pero sé que saldré́ adelante ya lo hice una y otra vez y para mis hijos, creo que es una gran enseñanza para aprender a estar agradecidos de lo que tenemos, porque un día podemos perder todo».

Valeria Siñani, tiene dos hijos, comenta que «era como un sueño, no sabía si era real, era como si fuera parte de una película de desastre». Su casa se resumió́ a esta pequeña carpa donde duerme con 5 familias que suman 15 personas.

Griselda Guaywa, tiene dos hijos y un nieto. Su hijo pequeño se encontraba solo cuando le informaron que tenía que evacuar su casa. Pasó momentos de mucha angustia y hasta ahora, no concibe que este viviendo en una carpa. Entre sus relatos comenta, «no puedo dormir por el dolor de huesos que tengo, hace mucho frío todas las noches que pasamos aquí».

Delina Condori, es una mujer sola que vive con sus tres hijos, trabajaba de arenera en la parte baja del deslizamiento. Perdió́ su casa y su trabajo. La angustia se ve en sus ojos mientras cuenta su historia. Tiene la fe de que la ubiquen en otro lugar. Pide ayuda para trabajar como trabajadora del hogar, su celular 65191642

Facebook Comments