El vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera, señaló ayer que una de las propuestas del Gobierno para la «transformación profunda de la Policía Boliviana» es la de transparentar las cuentas de los uniformados y sus familiares.

«Se debe transparentar sus cuentas desde policías, pasar por los familiares, su esposa, hijos y hermanos para derrotar al policía corrupto», declaró el segundo mandatario del país en entrevista con la red Uno.

Asimismo, dijo que la formación de nuevos uniformados debe tener un carácter profesional para que tenga la capacidad de enfrentar al soborno, y para ello debe realizarse un cambio en el pensamiento de los nuevos oficiales desde la Academia de Policías.

«Tiene que acabar la compra de notas o pagar para ingresar a la Academia de Policías (…) Ni un centavo debe moverse», sostuvo la autoridad.

Advirtió que jefe policial que sea descubierto cobrando por los cambios de destino será procesado y encarcelado.

En este contexto, sostuvo que el pasado lunes en la reunión conjunta con el presidente Evo Morales, el Ministro de Gobierno y el Estado Mayor de la Policía Boliviana se pidió ejecutar estas medidas de la «manera más dura» para tener una institución fortalecida.

Las palabras del Vicepresidente llegan en medio de la investigación que realizan varias instancias de la Policía para esclarecer la denuncia que pesa en contra del excoronel Gonzalo Medina, del exmayor Fernando Moreira, además del mayor Kurt Brun Ríos, exmiembro de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) del Chapare, por presuntos vínculos con el narcotraficante Pedro Montenegro.

Facebook Comments