En medio de una fuerte controversia sobre la penetración del narco a algunos cuadros de la Policía, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, anunció una serie de medidas que implementará con el fin de recuperar la imagen y la integridad de la institución. En ese sentido destacó medidas de contrainteligencia y la clasificación de los efectivos, de acuerdo a sus antecedentes y méritos.

Entre las medidas para recuperar la imagen de la institución policial, Romero anunció un plan de inspectorías para identificar a los malos elementos, además de la conformación de una comisión entre el Comando General de Policía y los ministerios de Gobierno y de Justicia para analizar las reincorporaciones de policías procesados en la justicia ordinaria.

«Estamos diseñando una mecanismos de contrainteligencia entre el Comando General y el Ministerio de Gobierno para la evaluación del movimiento de los recursos humanos y no sea una tarea discrecional, de extorsión y corrupción», explicó.

Romero agregó que se creará el Sistema de Registro Nacional de la Policía que clasificará antecedentes, destinos y relaciones familiares del 100% del personal policial, que asciende a unos 37.000 efectivos.

También el ministro informó que personalmente dirige la investigación. «Este caso lo vamos a resolver como lo hemos hecho siempre, lo vamos a esclarecer hasta los últimos rincones y luego vamos a encarar el debate con quien haya que debatir», enfatizó.

Deploró el domingo la «guerra sucia» que promueven sectores de la oposición contra la cartera de Estado que dirige y de la Policía, aprovechando el caso Pedro Montenegro, un narcotraficante que formó una red de policías y civiles que ahora son perseguidos por la justicia boliviana.

Detalló que se practicaron una veintena de allanamientos para acumular pruebas en contra de Montenegro, sobre quien pesa una orden internacional de captura con fines de extradición por el delito de narcotráfico.

Facebook Comments