El alcalde de Quime, Javier Flores Villca (MAS), proyectó inicialmente ampliar una plazuela que implicaba la demolición de la casa que sirvió de cárcel para 130 de los presos paraguayos durante la Guerra del Chaco(1933). La misma fue declarada patrimonio cultural mediante ordenanza municipal 030/2009 en la gestión del ex edil Porfirio Adrìazola. La cámara de diputados envió una carta a Flores recordandole que esto es imposible y vaya descartando dicho proyecto

El inmueble, que fue edificado en 1860, se encuentra ubicado en la parte superior de la plaza Urquiola en ese municipio y según su propietario, Rubén Urquiola, de 85 años, la Alcaldía, busca demoler esa vivienda y una casa contigua para construir la Plaza Cívica.

Según Urquiola, en 1933, 130 prisioneros paraguayos fueron trasladados desde Uyuni bajo la responsabilidad del entonces diputado Teodomiro Urquiola, su padre. Durante su reclusión se dedicaron al cultivo de maíz, producto que era enviado a los soldados bolivianos que participaban en la contienda. También trabajaron en la construcción de los primeros kilómetros de la carretera Quime-Inquisivi. Por esta razón Rubèn Urquiola dijo que antes de derribar la casa tendrán que pasar por su cadáver.

Martín Mamani, de la Central Agraria de Quime, señaló que si bien la construcción de la Plaza Cívica es una necesidad, es inaceptable que se acabe con el patrimonio. de esa manera. Por otro lado, también existían ciudadanos que apoyaban el proyecto sin embargo la cámara de diputados a través de la brigada parlamentaria de La Paz después de la 33era sesión resolvió emitir una carta en la que recuerdan al alcalde de Quime que la casa que sirvió de prisión en 1933 no puede ser demolida bajo ningún argumento.

Facebook Comments