Desde la inauguración del edificio gubernamental el Sicoes registró la compra de basureros metálicos, tarimas y soportes de televisores led.

Un total de 590.834 bolivianos del Tesoro General de la Nación  costó la compra  de vajilla y persianas para el nuevo Palacio de Gobierno, según los registros del Sistema de Contrataciones  Estatales (Sicoes). Desde la inauguración del edificio, el 9 de agosto,  también se  compraron basureros, sillas, tarimas, ordenadores de filas  y soportes para equipos para su equipamiento.

Además, el Ministerio de Culturas hizo 14  contratos para murales (adicionales a los ocho adquiridos antes de la inauguración), frisos simbólicos, una escultura en piedra y una obra de cerámica esmaltada para la Casa del Pueblo.   El costo de estas obras asciende a otro medio millón de  bolivianos.

Desde 2012,   el proyecto del    edificio de 26 pisos causó polémica  por el monto de inversión para su edificación y su equipamiento. Cerca a la inauguración, legisladores de  oposición criticaron sus características argumentando que no iba acorde a “la política de austeridad”  del gobierno de Evo Morales.

“Cuando la derecha ha construido para ellos  nunca han protestado. Ahora con la Casa del Pueblo protestan. Yo no he diseñado para nada, los proyectistas han diseñado pensando en el futuro de Bolivia,  los futuros presidentes,  para una buena imagen”, respondió  entonces el  Primer Mandatario.

 Vajilla y persianas

El  28 de febrero de 2018, la Asamblea Legislativa Plurinacional aprobó el Decreto Supremo 3494 que autoriza al Ministerio de la Presidencia  la contratación directa de bienes y servicios para la implementación del equipamiento y acondicionamiento del nuevo Palacio. Bajo esta modalidad, el 9 de octubre de 2018 se firmó la Orden de Compra  16/2018, para  adquisición de “vajilla para actos protocolares de la Casa Grande del Pueblo”.

Facebook Comments

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *